Quién es el evangelista y quién es el pastor


|

Un evangelista es un proclamador o predicador de buenas nuevas. La palabra griega es Evangelion que significa anunciar en voz alta. Ver / Esconder completo

¿Quién es un evangelista?

Un evangelista es un proclamador o predicador de buenas nuevas. La palabra griega es Evangelion que significa anunciar en voz alta. Proclamar no es lo mismo que enseñar. En la Biblia encontramos a Felipe como evangelista.

En la Biblia encontramos 14 apóstoles, 10 profetas y sólo 1 evangelista, Felipe. Hoy se conoce más el ministerio del Evangelista que el del Apóstol. La gente no tiene problema cuando usted se habla del evangelista, pero sí cuando se habla del apóstol. Hemos levantado una iglesia pastoral que no reconoce al apóstol pero sí al evangelista.

La herramienta del evangelista son los milagros, las señales y la expulsión de demonios. Un evangelista sin milagros es una excepción a la regla porque el evangelio se confirma con milagros.

¿Cuál es el mensaje del evangelista?

Cristo: el evangelista es cristocéntrico.

Fortaleza del evangelista:

Pasión por las almas. Cuando falta el evangelista hay un vacío de amor por las almas.

Debilidad del evangelista:

Exageración y presunción.

¿Quién es el pastor?

En la Biblia hay 3 palabras para describir al mismo hombre. En español o inglés aparecen anciano y pastor, pero en griego hay tres:

Presbútero: Presbítero es una persona madura emocional y espiritualmente. Un hombre con sabiduría. Éste es el primer requisito para ser un pastor o un anciano.

Epìskopos: Un obispo que supervisa la obra de Dios, alguien que tiene una figura global de la iglesia. Sabe todo lo que está pasando. La Biblia dice que el buen pastor conoce a sus ovejas. ¿Cómo? Relación.

Poimano: Éste es Efesios 4:11, la oficina del pastor. En la Biblia sólo 5 veces aparece poimano. Esto significa alguien que cuida, enseña que alimenta y nutre a las ovejas. Esta palabra significa pastor de ovejas.

Si usted no tiene palabra fresca como pastor se hará irrelevante. La gente se cansa, quiere algo nuevo, quiere moverse a otra dimensión. Y esto no puede pasar sin algo nuevo, fresco. Si no la tienes conéctate con alguien que la tenga. Siempre y cuando la vivas será una bendición para tu congregación.

Poimano es la oficina del pastor. Un anciano en una iglesia hace la obra de un pastor. No necesariamente está llamado a esa oficina pero hace la misma labor.

Dondequiera que viene el Reino trae gobierno. Si no hay gobierno no puede haber guerra espiritual. Si usted es pastor necesita establecer un gobierno.

Debilidades del pastor

  • El pastor quiere tener el control de todo; es el hombre orquesta. Esos días se terminaron. Dios está levantando pastores con una vista global de la iglesia.
  • El pastor tiende a pensar que es eterno y no levanta gente. El pastor debe formar líderes para el Reino. Él no va a vivir para siempre.
  • El pastor quiere ser más misericordioso que Dios, y puede llegar a ser muy permisivo. Si no hay disciplina no hay orden, donde no hay orden no hay vida. Mucha gente lo quiere todo menos el orden y la disciplina.
  • El pastor tiende a querer quedarse con sus ovejitas de siempre. El apóstol viene a encenderlo en fuego.

¿Cuál es el propósito de la restauración de los cinco ministerios?

El apóstol es un hombre con una misión para abrir territorio, es el que va delante, el pionero. El profeta es un hombre con un mensaje directo de Dios, que habla desde la presencia de Dios.

El maestro enseña la revelación que el apóstol y el profeta traen. El profeta ve claramente pero no sabe edificar. El apóstol ve y sabe cómo edificar. El evangelista lleva las buenas nuevas afuera. Su trabajo no es dentro de la iglesia sino afuera. Finalmente el pastor supervisa la iglesia, cuida las ovejas. Todo pastor es un anciano, pero no todo anciano es un pastor.

Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo

Efesios 4:11

Si nos falta la influencia de uno de estos ministerios ésa es el área donde vamos a flaquear. Cuando falta el evangelista no hay fuego ni pasión por las almas. Cuando falta el maestro falta la enseñanza.

La unción bajo la que usted se siente, es en lo que usted se convertirá.

¿Qué ministerio nos influencia más?

Aquí está la razón por la que usted, pastor, debe ser relacional, para traer la influencia de los cinco ministerios. Hay pastores que no le dan el púlpito a nadie. Por supuesto no hay que dárselo a cualquiera, pero sí a personas que lo aman a usted, porque entonces amarán a su pueblo.
Necesitamos al profeta porque nos traen las respuestas de Dios. Dios no le dice todo a un solo hombre para no alimentar su independencia. Necesitamos los cinco ministerios, necesitamos sus dones y su revelación. La independencia fue lo que derribó a Satanás.

El último movimiento de la Tierra será el movimiento de los santos. Todos nosotros equipados, enseñados y entrenados tomaremos el mundo en tres meses. Ese último movimiento se llama el movimiento de la gloria de Dios, cargando la shekina de Dios.

Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo.

Efesios 4:7

Y harás de ello el aceite de la santa unción; superior ung:uento, según el arte del perfumador, será el aceite de la unción santa. Con él ungirás el tabernáculo de reunión, el arca del testimonio, la mesa con todos sus utensilios, el candelero con todos sus utensilios, el altar del incienso, el altar del holocausto con todos sus utensilios, y la fuente y su base. Así los consagrarás, y serán cosas santísimas; todo lo que tocare en ellos, será santificado. Ungirás también a Aarón y a sus hijos, y los consagrarás para que sean mis sacerdotes.

Éxodo 30:25-30

y le había mandado acerca de esto, que no siguiese a dioses ajenos; mas él no guardó lo que le mandó Jehová. Y dijo Jehová a Salomón: Por cuanto ha habido esto en ti, y no has guardado mi pacto y mis estatutos que yo te mandé, romperé de ti el reino, y lo entregaré a tu siervo. Sin embargo, no lo haré en tus días, por amor a David tu padre; lo romperé de la mano de tu hijo.

1 Reyes 11:10-12

Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno.

Romanos 12:3

Dios nos ha dado una medida a cada uno para que construyamos, no un edificio natural, sino un tabernáculo espiritual. La fe es la primera medida de la casa de Dios. Luego viene la unción de todos los utensilios del tabernáculo para traer entonces la gloria, la visitación de Dios.


Participa: